sábado, 25 de marzo de 2017

Mi primera experiencia con una lesbiana

Entre tanta duda e indecisión, resulta que el destino a veces  se empeña en hacer su voluntad y parece que es el que decide por nosotros. Yo me sentía sola y deprimida, y en menos de 24 horas me vi en la misma situación que las mujeres de esta foto:


El fin de semana pasado se me ocurrió irme de compras en plan solitario, pero para no encontrarme con nadie conocido, decidí conducir algunos kilómetros más e irme a otra ciudad, cercana pero lo suficientemente lejana para poder estar a mi bola sin conocer a nadie. Fui a un centro comercial a las afueras, y en esas estaba cuando decidí tomarme un café, y me senté en la terraza de una cafetería para disfrutar del sol que hacía ese día, y también de las bebidas de ese establecimiento, que tenían muy buena fama.

Cerca de mí se sentó una mujer joven, de mi misma edad más o menos, y me preguntó si mi especialidad de café estaba buena, pues se le antojaba pedir lo mismo. La animé a que lo hiciera, y viendo que había muy poco sitio en la terraza y estábamos un poco apretadas, la invité a sentarse a mi misma mesa. Ella aceptó al parecer encantada, y sin  esperarlo pasamos allí las siguientes dos horas, hablando sin parar.

Era curioso porque yo había ido allí a pasar el día a solas, y sin embargo no había tardado en encontrar compañía. Como digo, estuvimos hablando mucho tiempo, y después nos dimos una vuelta por las tiendas, curioseándolo todo aunque finalmente no compramos nada. Casi sin darnos cuenta, llegó la hora en que el centro cerraba sus puertas, y para despedirnos, nos intercambiamos nuestros números de teléfono, y acercamos nuestros rostros para besarnos.

Y fue extraño, porque entonces noté cómo ella buscaba mi boca, y sin darme cuenta yo no quité la mía. El beso fue sólo un pico, y nos separamos un poco sorprendidas, creo que yo más que ella. La chica me miró, y al ver que no salía corriendo, ni que me enfadaba ni nada por el estilo, volvió a besarme, y yo le respondí con muchas ganas, bastante aturdida con todo aquello. Y cuando nos separamos por segunda vez, ella me invitó a acompañarla a su casa.

Unos meses antes yo me hubiera negado por completo, muy segura de mis preferencias y pensando que nada las podría cambiar. Pero en esos instantes, tras un tiempo de depresión y de no saber quién era ni qué quería, asentí con mucha energía, pensando que si el destino me había puesto delante aquella oportunidad de ser lesbiana, por algo debía ser. Al fin que lo peor que podía pasarme era que me arrepintiera, pero era mejor hacerlo por lo que una hace, que por lo que podría haber hecho.

Y en menos de un cuarto de hora ya estábamos en su casa...

lunes, 12 de diciembre de 2016

Videos de lesbianas gratis o de pago


Como siempre sigo dándole vueltas a todo y hoy me preguntaba si está bien que hayan videos de lesbianas gratis o por el contrario deberían ser todos de pago. Esto es como la música o las películas y el sexo no tendría que ser diferente, estas chicas son profesionales y son las que amenizan vuestras masturbaciones todos los días, por lo tanto me inclinaría a decir que no están bien pagadas sus escenas.

Los que consumimos a diario videos xxx no somos conscientes de todo el trabajo que hay detrás de ellos y tan solo vemos la parte que nos interesa, que es ni más ni menos que tías follando super guapas y buenas que nos hacen más llevadero el día a día.

Yo por ejemplo soy partidaria de que tuviéramos una cantidad de videos x gratuitos y de una duración determinada, si luego resulta que nos gustan pues pagar por ellos y no digo una cantidad desorbitada, pero si algo asequible para que este mercado siga evolucionando como lo ha hecho hasta ahora.

Si lo pensáis también, muchas veces estamos tan enganchados a esto que ya ni salimos de casa, con lo bonito que es salir de fiesta y tener sexo con alguien que te gusta y estamos todo el santo día enganchados a un ordenador para obtener placer de la forma más rápida y sencilla, pero obviamente esto no nos llena tanto...

Ya os dije en mi anterior post que no desechaba nada y últimamente estoy más cachonda de lo normal, confieso que estoy viendo muchos videos de lesbianas y cada vez me gustan más, eso de ver sexo entre jovencitas de 19 o 20 años y ver cómo se besan con lengua tan apasionadamente es algo que me resulta super morboso.

De momento no he tenido ninguna experiencia lésbica pero a este ritmo creo que no tardaré mucho en comerle la boca a otra chica, eso como mínimo, luego si surge algo más pues ya iré viendo lo que pasa pero de verdad que puede conmigo y estoy todo el día pensando en montármelo con otra mujer.

He pensado que no me conviene enrollarme con ninguna amiga o compañera del trabajo porque si luego me arrepiento las tendré que estar viendo todo el día, pero hay al menos un par que están buenísimas y tienen unas tetas que me vuelven loca, como siempre dejaré al destino que haga su trabajo porque hasta la fecha no me ha ido tan mal dejándome guiar por mis instintos.

lunes, 31 de octubre de 2016

Pensamientos de una chica solitaria


Tiene gracia que hoy haga uso de lo que siempre he criticado y es de un blog personal para contarle mi vida a alguien. Siempre me pareció patético que alguien se escudara detrás de un teclado y una pantalla de ordenador para exponer su intimidad porque no tenía valor de hacerlo cara a cara, y  mira tu por donde, ahora siento esa necesidad...

No me voy a lamentar y pienso que cada persona evoluciona de una forma distinta, dándose cuenta de que no sirve de nada aislarse y ser un bicho raro solitario que no quiere cuentas con nadie por decirlo de alguna forma.

Hasta hoy mi vida ha trascurrido sin sobresaltos, me saqué la carrera y comencé a trabajar en una empresa como directora de recursos humanos. Soy soltera y cuando llego a casa siempre hago el mismo protocolo: me ducho, ceno y directa al ordenador para ver videos de sexo.

No quiero decir que no disfrute de mi vida porque hago lo que me da la gana y eso no tiene precio, pero en estos momentos echo de menos a un hombre al lado y es que por mucho que el porno o la sexualidad te llene, una mujer necesita sentirse amada y deseada, mucho más ser abrazada por una persona que sabe que la quiere incondicionalmente.

Pensé que jamás llegaría a este punto y ahora con 31 años me encuentro totalmente sola y perdida, mis amigas tienen pareja y supuestamente son felices, las pocas solteras que quedan se van de juerga loca los fines de semana y a mi eso tampoco me llena, por lo tanto estoy en una encrucijada de la que no sé salir.

Me da miedo quedar con chicos porque no quiero que piensen que soy la típica solterona con mala leche con la que ningún hombre quiere estar y ahora siendo sincera os diré que me arrepiento, pensé que era demasiado lista para el mundo y ahora el mundo se me viene encima.

No me gustaría que penséis que estoy desesperada porque tampoco he llegado a ese punto, pero me encantaría poder conversar con gente y que hablásemos de nuestras cosas, algo tan simple como eso actualmente no lo tengo y no voy a echar la culpa a nadie, yo he sido la única responsable que se ha creado su burbuja y su mundo interior y que gracias a ello se ha quedado sola.

Deciros también que no descarto nada, me gustaría tener amigas de todo tipo y por supuesto un hombre con el que hacer el amor o si lo prefiere follar, el término no me importa aunque sea vulgar porque a estas alturas también me he dado cuenta que ser demasiado correcto tampoco es bueno, el humor se te hace agrio y al final te excluyen porque te vuelves una sosa.

Bueno chic@s, si estáis en mi misma situación o simplemente  os apetece conocerme, podéis escribirme un correo o simplemente compartir en este espacio vuestros pensamientos, serán bien recibidos.

La Fitt.